¡Escríbenos ahora!

¿Por qué las marcas de cosmética se han pasado al cannabis?

Las propiedades hidratantes y calmantes del extracto de cáñamo conquistan un mercado que busca productos naturales.

 

Cuando en 1998 The Body Shop lanzó una crema de manos de cáñamo, con una muy evidente hoja de marihuana en su envase, la policía hizo una redada en una de sus tiendas en Francia. Nada que ver con los estantes repletos de cosméticos que ahora se anuncian bajo el paragüas de Hemp, (planta del cáñamo,) o el más concreto CBD (cannabiol), en gigantes como Sephora.

Hoy el cannabis es el ingrediente de moda de la cosmética. Le llaman el oro verde y se cuela en todas las fórmulas: sérums, hidratantes, champús, mascarillas, ampollas, bálsamos labiales y hasta en velas y perfumes. ¿Alucinante? Solo por la atención que acapara y por lo bien que sientan a la piel sus propiedades calmantes, hidratantes, nutritivas, reparadoras, y seboreguladoras. ¿Alguien encuentra a faltar algo? Lo aclaramos por si acaso: Cero efecto recreativo, tóxico o psicotrópico. Cero. Aunque pertenece a la misma familia que la marihuana, la cannabis sativa, el cáñamo que se aplica a la belleza tiene un alto contenido en CBD, de propiedades antiinflamatorias y medicinales, y apenas rastro –menos del 0,2%– del Tetrahidrocannabinol (THC), el compuesto psicoactivo que hace que la marihuana afecte a la mente y coloque.

Activo legal: La planta que se utiliza en cosmética no es psicoactiva y destaca por su alto contenido en omega 3

La cannabis sativa abarca diferentes variedades y cepas, que se cultivan para distintos propósitos. Colón, por ejemplo, llegó a América impulsado por velas de cáñamo. La planta que se utiliza en cosmética no es psicoactiva y destaca por su alto contenido en ácidos grasos esenciales (omega 3, omega 6 y omega 9). “Esta combinación de ácidos grasos naturales la hace ideal para hidratar la piel muy seca”, asegura Jennifer Hirsch, botanista de cosmética para The Body Shop.

Cuando se prensan las semillas se obtiene el aceite de semilla de cáñamo, presente en muchas novedades, y de la misma planta se extrae también el CBD, que actúa como un endocannabioide –un mensajero, para entendernos– para modular la respuesta del sistema inmune frente a desequilibrios como el acné, la picazón o la inflamación. Como los receptores del mensaje están en la misma superficie de la piel, tiene acceso directo. La fórmula de las ampollas bifásicas Skin Expert Hemp CDB, de Montibello, se basa en el aceite de cáñamo rico en CBD. Se pueden usar por la noche, como tratamiento de choque durante una semana, o como ritual d-stress en manos profesionales.

Más que una moda: La gente busca productos naturales y efectivos y muchas marcas utilizan cáñamo sostenible

¿Por qué una planta que hace siglos se utilizó en la medicina tradicional y después se ilegalizó como evasión se reivindica ahora como un ingrediente de lo más beneficioso para la piel? No, no solo es marketing, aunque ayuda. “Cuando recientemente en Estados Unidos se legalizó el uso del CBD en cosmética, en Europa también se empezó a impulsar este activo, provocando un efecto cascada”, explica David Vilaspasa, responsable de I+D de la división estética de Montibello. La dermatóloga neoyorquina Meghan O’Brien, que pasó por Madrid para presentar las nuevas propuestas con aceite de semilla de cáñamo de Kiehl’s, resumía así su éxito: “La gente busca productos naturales y efectivos”. Muchas de las marcas que lo utilizan especifican que su cáñamo proviene de cultivos sostenibles. Eso también es tendencia. Y parece que tiene futuro: ya hay quien calcula que en el 2029 los productos con CBD moverán unos 25 mil millones de euros en el mundo.

¿Para quién está indicado?

Para pieles estresadas, sensibles, secas, grasas y con tendencia a irritaciones o descamaciones. Fortalece su función barrera, es antioxidante, calma y alivia rojeces, hidrata en profundidad y regula la producción de grasa, lo que se agradece cuando aparece el acné. Hace más fácil y confortable el afeitado en los hombres y prepara la piel antes de un tratamiento médico-estético: “Funciona muy bien para oxigenarla, desincrustarla y hacer que esté lo más receptiva posible”, dice la doctora Natalia Ribé. Puede utilizarse también en pacientes que pasan por un proceso oncológico o que ya lo han superado.

Un masaje antiestrés

El aceite de cáñamo con CBD, recordemos, el cannabiol, molécula no psicoactiva del hemp, también se abre paso en los centros estéticos. En Slow Life House (Madrid) han diseñado un masaje relajante para aliviar tensiones y resetear cuerpo y mente a la salida del trabajo. Le añaden árnica para potenciar el efecto analgésico cuando hay dolor muscular. 45 minutos, 65 €. Slowlifehouse.com

TELÉFONO

+57 4 444 8475

CELULAR

+57 313 604 8878

CORREO ELECTRÓNICO

info@biolegal.co

DIRECCIÓN

Carrera 46 No. 52 – 140 Ofi. 1204

Medellín – Colombia – Suramerica – Codigo Postal 050012

es_ESESP